miércoles, 5 de octubre de 2011

SIN ALAS




Es imposible recuperar el Norte y el Sur
cuando el magnetismo de tu brújula
cae en brazos del campo gravitacional
de otro planeta.

 En la sucesión de los días estos terminan
convertidos en gotas de agua procedentes
de una lluvia ácida que explotan contra el asfalto
encarnándose en nada.

 Suerte tendrás si la dictadura de la indolencia
consigue conquistar tu territorio yermo
imponiendo esa falsa sensación de placidez
del que no despierta.

 La carne viva del corazón cantando un réquiem
abrazado a la piel de un alma hemofílica
escuece cuando la sal del olvido puntual ajeno
entra en la sala.

Odiar los rayos por no caer sobre ti
y vomitar ante la contemplación de un beso
compartido por dos salivas desconocidas
al traspasar una puerta.

-Todo importa nada si quedan lejos tus alas –

4 comentarios:

Maria Luisa dijo...

ay... esa brújula en brazos de otro planeta...
emociona, mucho!
sin alas y volando...
va mi cariño cerquita, poeta!

Tanito dijo...

Igual la solución, BRUJILLA, resida en trasladarse de planeta para ver si alguno concuerda con la brújula. Coño, brújula y bruja se diferencian por una "ul", jajaja.
Besazos Mariula Luisula, jajaja.

Dino dijo...

Es sentir detenido el pulso del amor, ya no hay alcance del brazo en la cintura, ni tampoco la calidez de la mirada… lo que sí imagino que queda son los labios batidos de esperar.

Aunque estoy segura que ya había comentado esta poesía, quería dejarte un nuevo sentir. Aún desde este réquiem tristísimo debe triunfar el gorjeo de la alegría.

Recibe mi cariño,

Tano dijo...

El gorjeo de tu comentario, querida DINO, aporta tal belleza a la tristeza del poema que la alegría no se echa en falta.

Mil besosss.