martes, 23 de agosto de 2011

DE ACUERDO




 De acuerdo en que la distancia enfría los problemas,
y más si el observatorio es acogedor,
sin esperarlo se te cambian los sistemas
y notas que nunca te sentiste mejor.

 Los humos prohibidos ya no provocan llantos,
ni retortijones, ni vuelta a la razón,
arrancan risas y loco agitar de manos,
dulce ocaso de ojos y aromas de pasión.

 De acuerdo en que no todo en el monte es orégano
y se apila la miseria a mi alrededor,
que en el horizonte acechan nubes de ébano
y que al parecer las cosas irán a peor.

 Me pretende la muerte desde que recuerdo,
asida a mi brazo con sereno tesón,
vuelven las pesadillas y los viejos miedos,
¡ que jodido final, con lo bien que empezó ¡.

5 comentarios:

tecla dijo...

Los finales siempre son jodidos Tanito. El de tu poema no. Tu poema reconforta. Será por aquello de no sentirnos solos cuando los lodos empiezan a soplar.
Te admiro Tanito.
Admiro tu calidad humana.
Un abrazo.

Maria Luisa dijo...

Entre principios y finales me quedo en medio de tu palabra, la que llega y llena con cada idea, cada metáfora...
mucho Tano! mucho!
Abrazos a mogollón! ML

tecla dijo...

Mi blog se llena absolutamente con tu presencia.
Gracias por estar aquí Tano.

Tanito dijo...

TECLA de mis entretelas: sigues abrumándome con tus comentarios. Gente como tu hace que cuando uno tiene dudas se quite la galvana de encima y le apetezca seguir escribiendo. Y yo soy el rey de la duda. Por todo ello, mil gracias, tesoro.
¡Besossss!.

Tanito dijo...

Mi querida BRUJILLA, disculpa mi poca originalidad en esta ocasión, pero lo que más me apetece decirte es exactamente lo mismo que acabo de escribir a Tecla, así que te remito a dicho comentario.
¡Mil besos, preciosa!