domingo, 5 de diciembre de 2010

MI CERCANA LEJANIA



Cruzando trópicos y tormentas,
burlando aduanas y fronteras,
tras haber rozado tus caderas,
de Ultramar un dulce aroma llega.

Cada noche, tú fotografía
besa mimosa mi corazón,
tus acais despiertan mi pasión,
son como farolas encendidas.

A diez mil kilómetros te encuentras,
a mi vera te quisiera yo,
escuchar las palabras de amor
que solo en "papel" ahora me llegan.

Ese Puente Colgante refleja
una luz que deslumbra mis ojos,
pues no puede evitar un sonrojo
al sentir que tu brillo se acerca.

Que bello caminar por la arena;
Mar del Plata, los dos de la mano;
Ver la sombra de Storni llorando
sus duquelas, muriendo de pena.

Si es que las almas pueden volar,
que despeguen la tuya y la mía,
que las aves les sirva de guía,
y se encuentren en medio del mar.

Goyeneche, erizando tu piel;
y mi alma, presa de Camarón;
Fundir mi cante con tu canción,
Tras las brumas no nos podrán ver.

( Para Vos, Princesa )

5 comentarios:

Nona dijo...

Una belleza de canto al amor lejano.
Tanito no quería ser grosera al comentar antes como anónimo, asi que aquí llega la Nona a beber de tus maravillosa creaciones.
Saludos cordiales.

Tanito dijo...

Perdona por mi tardanza en responderte, querida NONA, pero llevo poco tiempo con el blog y me faltan algunos detalles. Ademas ando algo apurado de tiempo. Muchas gracias por emplear parte de tu tiempo en leerme. Me satisface hasta el infinito que además, te hayan gustado. ¡Mil besos y todo mi agradecimiento!

Carol Love dijo...

Una preciosura, una preciosura chaval...!

otro veso o berso, ahí vamo'

un par de días que no estoy en el ciberespacio y te montás una arquitectura mental alucinante

Carol Love dijo...

Me encantan las imágenes que pusiste! ése es tu lugar, desde ahí mirás el mundo?

besos

Tanito dijo...

Desde la foto de la derecha lo he mirado muchísimas veces. Desde la de la izquierda no he tenido la fortuna de hacerlo, me tengo que conformar con imaginármelo.
Me alegro que te hayan gustado, Cielo.
¡Mil besos y un abrazo laaaaargooooo, mi SULTANA!