sábado, 22 de septiembre de 2012

SONETO PARA UN REGRESO

 
 
 
 De escarlata el ambiente se ha teñido
por la vuelta del pájaro cantor
que a los versos devolverá el color
si estos campos adorna con su nido.
 
 En su pico se distingue una flor,
bella amapola que añoran los trigos,
las caricias que anhelan sus amigos
son poemas de mieles y dolor.
 
 Sobran ropajes, fuera los abrigos,
que nos cale de letras su plumaje,
de su brillo queremos ser testigos.
 
 De  corazón queremos que, en su viaje,
se saciaran de vida los mendigos
de los versos que lleva en su equipaje.

4 comentarios:

Setefilla Almenara J. dijo...



Creo que este soneto ya lo leí, allí.
Bonitos versos para esa ave libre que tanto quieres.

Buen día de sábado, Felipe.

Un beso.

Tano dijo...

Estoy seguro de que lo leiste, mi querida SETE, pues sé que eres mi más fiel lectora además de una inmensa escritora, lo que me congratula doblemente.

Un millón de gracias, orgullo andaluz y desde luego de este humilde madrileño.

Besazos.

marellia dijo...

Me gusta transitar lento degustando tus huellas.
Un abrazo

Tano dijo...

Y aara mi es una satisfacción que te gusten mis poemas, amiga MARELLIA.

Besos.