jueves, 17 de mayo de 2012

MEDIA TORONJA




 Obsesión obscena de mis sueños,
alivio de piel-vuelta en pesadillas
montada a horcajadas en mi jaca,
su silueta dibujada
en las áridas montañas,
y en mi espalda de mirón
los rayos rojos de la tarde,
las horas mágicas que logran
el carnal milagro celestial
de que alguna vez nazca un abrazo
de mi Luna con su Sol.

 Eterna escena viajera
en continua rotación
por atmósferas de aromas con fronteras
de brumosas almas que se rozan
desde un intercambio abrasador
hasta gélidas cimas que a las aguas
alivian de sal con su sudor.

 No pretenden mis brazos abarcar
la total dimensión de su cintura,
se conforman con sólo la mitad;
lo justo hasta alcanzar esa toronja
que endulza con sus dientes mi mirar
sin querer besar mi paladar
para limpiar mi vida de carcoma
compartiendo juegos en el mar.

8 comentarios:

tecla dijo...

Buscaremos esos sueños en el mar, Tano. A ver si así tal vez en alguna occasión se produzca el milagro.

Tano dijo...

Dicen que la vida es una continua e inconsciente búsqueda, querida TECLA. En tal caso no hará falta proponérselo, pues ya estamos en ello.

Besossss.

Setefilla Almenara J. dijo...

De la personalidad literaria de Felipe, si hay un rasgo que me gusta antes que otro, es cuando enamorado del amor, del amar, anda escribiendo a una mujer tal vez ensoñada. Es esta, la idealizada, la que mejor besa,la que mejor complace, la que mejor exalta las muchas virtudes de un hombre...


"los rayos rojos de la tarde,
las horas mágicas que logran
el carnal milagro celestial
de que alguna vez nazca un abrazo
de mi Luna con su Sol."

Qué obsesión tan bien comunicada, llega y llena, niño.

Un beso.

Setefilla

Tano dijo...

Que alegría tu visita, querida SETE. Hace muchísimo tiempo que no veía uno de tus preciosos comentarios, ¡¡Mea Culpa!!.

Ya sabes, cuando escribimos tendemos a idealizar lo bueno y a magnificar lo malo. Pero soñar, si es para bien, nunca está de más, aunque el pellizco de ansiedad o nostalgia también forma siempre parte de la pasión.

Besazo, sureña uni-versal.

Dino dijo...

Obsesión obscena por desnudar la palabra primera “amor”, por conocerla desnuda y derivar todas las letras desde ella. Obsesión obscena por alzarla y que desde ella mane la savia que inunda praderas.

¡Intacta obscenidad!

Aunque me lleve tiempo en buscarte, siempre lo logro, eres GRANDE.

Tano dijo...

Tu si que eres una enorme amiga y poeta, y una dulcísima comentarista de mis escritos.

Hay veces que detrás de lo que muchos tratan de obsceno existe una enorme belleza, y no lo digo por mi poema, sino por los sentimientos que lo puedan inspirar.

Mil besos, amiguísima.

marellia dijo...

Intensidad en tus letras.
Un abrazo

Tano dijo...

Mil gracias de nuevo por tu visita y tu comentario, amiga MARELLIA.

Besos.