viernes, 17 de junio de 2011

SONETO EN TARDE VIVA



En la puerta del cielo el corazón
serenado por risas en la hierba,
las pisadas mudas buscaban letras
y el Angel Negro selló la pasión.

 ¿Cómo iba a faltar la nube coqueta
a mojar celosa el bello aquelarre?,
abriendo paso a los nuevos amantes
la ciudad lució sus galas de fiesta.

 De besos de miel preñamos el aire
fundidos por el roce los costados,
fuera de aquello no existía nadie.

 Al anochecer tendimos la mano
a malabares y aromas morunos,
y aquella tarde dos vidas cambiaron.

4 comentarios:

Maria Luisa dijo...

Tanito, vengo a tu blog y por segunda vez te digo que me gusta y mucho! este ángel caído!y mas...!
ea! que un disfrute leerte! ML
(joè... y me está cantando la Lole! gracias!)

Tanito dijo...

Muchas gracias, amiga MARIA LUISA. Es un placer que esta brujilla que ha paseado su escoba por toda la piel de toro haya recalado en mi blog y le haya gustado. Nos continuamos leyendo, preciosa.

¡¡Besos!!

tecla dijo...

Una gozada leerte, Tanito. Cuanta sensualidad y embrujo en tu buen hacer.
Me quedo aquí contigo un rato mientras me acabo de tomar mi última copa.
Un abrazo.

Tanito dijo...

Querida TECLA. Encantado de que tu dulce nota adorne mi blog y me halague con su musical comentario. Puedes quedarte a mi vera cuantas veces quieras, aunque debido a mi obligada abstinencia alcoholica tendré que acompañarte en tu copa con un descafeinado.
¡Besos!