lunes, 22 de septiembre de 2014

INICIO


En los ríos de la jungla de asfalto 
el asfalto está resquebrajado;
se ven más policías que jeringuillas en el suelo
y las esquinas ya ni tienen el detalle
de apestar a orín … aunque sea de perro.

Ahora, la sordidez del semen podrido
se retrata junto a llamativos parajes verdes
desbordando las comisuras sombrías
de aburridos labios encarnados,
mientras, el amor de floración tardía
sangra sangre, sudor y lágrimas
en su intento por alcanzar la espuma del mar
… de más allá del mar.

Como el fantasma de un pirata errante
levito observando con pasión
a los irisados habitantes submarinos
mientras la luna, sin saberlo,
me calma acariciando mi maltrecha espalda.

Huyo, sí, huyo convencido
por la senda que me marca la intuición y,
con la mirada del corazón
fija en el destello que me ciega.
amo.

(Tano)

1 comentario:

Antonio Fco Buitrago Fernandez dijo...

...Huyo, sí, huyo convencido
por la senda que me marca la intuición y,
con la mirada del corazón
fija en el destello que me ciega,
… amo.

Cuantos no habremos huido en esa dirección amigo Tano.

me gusta.