jueves, 12 de enero de 2012

UN POCO MAS




Velo de sangre en los ojos
de aquella niña de hielo
que nunca subiría al cielo
de los felices occisos
para aplaudir
rancios bailes de muertos
en el albor de algo nuevo
nacido del vuelo
de unas cenizas de llanto quemado
al brotar
en unos ojos con prisa.

 No se alcanza lo que no se desea
aunque se intente;
lo dijo bien claro el espectro
que su rostro enmascaraba,
las pasiones
se ahogaron en las aguas
sobrantes de la higiene obligada
para alcanzar
el siguiente escalón,
otro paso para abajo
intentando que el despeñe
fuera para otra ocasión.

…Ocasiones no faltaban…

2 comentarios:

tecla dijo...

Nunca faltan ocasiones para el despeñe, Tano. Pero hay que levantar la cabeza y tirar palante. Que del despeñe al final de todo nadie se libra.
Ama mientras tanto. Goza, vive.
Yo te necesito.
Cuanto te echaba de menos. Un abrazo.

Tanito dijo...

Me emocionas, querida TECLA. Agradezco enormemente tu fidelidad aunque por diversos motivos no puedo atenderos como quisiera. Espero poder coger el ritmo lo antes posible.
Besazosss.